Espacios pequeños: Cómo sacar el máximo partido

Muchas personas piensan que los espacios pequeños son aburridos o tienen muy pocas posibilidades para acoger un proyecto decorativo o arquitectónico atractivo. Nada más lejos de la realidad. Y es que con un buen estudio previo, estos espacios pueden responder adecuadamente a todas nuestras necesidades. Y todo ello sin perder un ápice de modernidad.

En OSB Arquitectos sabemos sacar el máximo partido a los espacios pequeños. Muestras de ello puedes encontrarlas en nuestra página web donde compartimos mucho material gráfico de distintos diseños que hemos llevado a cabo. Pero, antes de que lo hagas, te explicaremos cómo puedes comenzar hacerlo teniendo en cuenta unas cuantas variables.

Sacar partido a espacios pequeños

Para sacar el máximo partido a espacios pequeños, lo mejor es tener en la mente una premisa: menos es más. De esta manera seremos conscientes de que todo lo que vayamos a introducir en el piso debe tener más de una posibilidad de uso, pues se trata de rentabilizar al máximo cada uno de los huecos que ocupamos.

Para que no te pierdas detalle alguno hemos elaborado la siguiente lista con la que sacar partido a espacios pequeños:

1. Usar las paredes desde el suelo hasta el techo. De manera que tendremos espacio suficiente para almacenar todo lo que necesitemos. Esta solución es especialmente útil en la cocina, donde tendremos incluso lugar para un pequeño almacén.

2. Deja que algunos elementos luzcan como parte de la decoración aunque en principio no los hayas concebido así. Es el caso, por ejemplo, de la vajilla y la cristalería. Suelen ser muy vistosos y aportan un grado de calidez a la vivienda.

3. Muebles que se ocultan. Aprovecha cada recoveco para instalar muebles que permanecen invisibles a simple vista pero que nos ayuden a tener todo recogido. Recuerda que tener cosas por medio hace que el espacio parezca más pequeño de o que realmente es. Estos muebles son desplegables y se encuentran con mucha facilidad en el mercado. Este concepto también funciona en el caso de las camas abatibles.

4. Los escalones de las escaleras pueden ser zonas de almacenaje. Ideales para que podamos tener a mano aquellas latas o paquetes de productos que más utilizamos sin que por ello tengan que estar al alcance de cualquiera. Un trabajo de carpintería que se hace sin demasiados problemas.

5. Puertas correderas. Ideales para que no se pierdan metros cada vez que entramos y salimos de una estancia. Además, nos dejan centímetros libres en la estancia que se encuentra, deja que entre la luz natural y circule bien de un espacio a otro, etc.

6. Muebles multifunción. Por ejemplo, sofás que se convierten en camas. Lo que nos permite disponer de más espacios para acoger a las visitas de la mejor manera posible. O los sillones que se abren para almacenar cosas en su interior, sin restar posibilidades a que se puedan utilizar para sentarse.

7. Aprovechar los huecos de las escaleras para poder instalar un escritorio o un mueble de almacenaje que se cierre con puertas correderas, lo que nos ayuda a ganar espacio donde mantener ocultas cosas que podemos necesitas como sillas, cojines, mantas, etc.

8. Muebles con repisas como cabecero de una cama. Ideal para tener los zapatos o las mantas y el edredón recogidos en todo momento.

Así pues, tener un piso pequeño no es sinónimo de no poder desarrollar un proyecto interesante. Basta con darle vueltas y estudiar a fondo cada metro cuadrado. Y, si a pesar de hacerlo, considera que necesitas ayuda: ponte en contacto con nosotros. En OSB Arquitectos somos especialistas en este tipo de retos. Y todos acaban siempre en un final feliz.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.