arquitecto: Francesca Parolaro  
fotografía: Ana Montero

Es la penúltima planta de un edifico de los años 1920 en el barrio de Ruzafa. Este tipo de piso tiene los techos altos con vigas + viguetas de madera y suelo hidráulico.  

Son los elementos que se conservaron, los mezclamos con materiales actuales como la madera lacada en blanco, la resina sintética para la encimera, el microcemento para el baño, parquet,…

  • espacios generosos

    pensados para cada actividad

  • hormigón visto

    como material decorativo

  • marcos negras

    ventanas con pocas divisiones, más luz

90.000

presupuesto

150 m2

superficie útil

enero 2019

finalización

comedor

Además de las terrazas, la vivienda tiene 3 dormitorios, 1 vestidor, 2 baños, aseo, despacho, cocina y salón-comedor. 

Los espacios de día están nada más entrar, lo que permite reducir los m2 dedicados a la distribución (pasillo = 3% de la superficie total). Los espacios resultantes son generosos y confortables.

espacio

Inicialmente, la casa tenía todas las zonas compartimentadas y un pasillo largo y oscuro. Eliminamos todos los tabiques que dividen la zona de día, acto que se ha convertido casi en una costumbre. 

detalles

Algunos pilares no tienen un acabado que tape el hormigón, preferimos dejar el hormigón visto. Los marcos de ventana son negros en la zona de día y con pocas divisiones para aumentar la proporción de superficie acristalada.  Varios toques de madera dan calidez a la vivienda. 

Agradecemos a todos las personas que han participado en la obra y especialmente a Fran y Olivia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies