arquitecto: Cédric Bastin 
fotografía: David Zarzoso

El proyecto de reforma integral se plantea desde el respeto hacia elementos interesantes de este piso de los años 50, como son techos, molduras, puertas y armarios. Surge así, un diálogo entre lo nuevo y lo viejo, pasado y futuro.

Se ha buscado impregnar de luz todas las estancias, abriendo huecos también en pasillo, así como la versatilidad de los espacios. Un salón-cocina-comedor, capaces de fundirse o separarse mediante correderas que quedan embebidas en los tabiques.

  • ventanas iroko

    lo mejor de lo mejor

  • roble

    por todas partes

  • molduras

    se conserva la esencia inicial

Extramuros

pasando la muralla

130 m2

superficie útil

noviembre 2019

finalización

espacio cocina

Es una sencilla cocina de post formado blanco con una encimera de compac absolut blanc. A pesar de los colores fríos de los acabados, es un espacio cálido gracias al suelo de parquet y las ventanas de iroko. 

Estantes de roble visten el salon y separan la cocina del resto de la zona de vida. 

Madera + pintura de blanco roto, todo un éxito! 

como un roble

En el salón toma protagonismo la madera. Se abren dos grandes ventanales de madera de Iroko hacía el balcón, realizado con tarima de Ipe. También los estantes y el parqué de roble, junto al blanco roto de paredes y mobiliario, ayuda a envolver este espacio diáfano de techos altos, de una atmósfera cálida y apacible.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies