La voluntad de los propietarios con este proyecto ha sido crear un espacio saludable e intentar sensibilizar a los inquilinos ocasionales. Pasamos mucho tiempo de nuestra vida en el hogar y es importante que este no sea nocivo para sus habitantes, por esta razón hemos optado trabajar con materiales naturales proporcionados por nuestro proveedor Altermat y también hemos incorporado materiales reciclados. 

El resultado es un ambiente agradable, armonioso y saludable. 

En los bajos del Cabanyal solemos encontrar dos grandes problemas: humedad y falta de luz. Para remediar el problema de humedades hemos creado un forjado sanitario mediante el sistema Caviti y hemos enfoscado los muros perimetrales con Biocalce MuroSeco de Kerakoll, para controlar el remonte capilar. 

Para iluminar la planta baja de forma natural, decidimos abrir totalmente el patio y no dividir el espacio, el baño está totalmente acristalado. Un doble sistema de cortina permite obtener privacidad y/u oscuridad. 

Se ha picado todo el yeso, incluso el de las bovedillas, para luego cubrir las paredes con mortero de cal (Biocalce MuroSeco). Los marcos de ventanas son de madera Iroko, material que no requiere mantenimiento.

Hemos recuperado pavimento hidráulico de otra casa del barrio para cubrir la entrada, la cocina y el baño. Es un trabajo muy laborioso pero el resultado es gratificante. Por otro lado, en el salón y la zona de dormitorio hemos optado por poner parquet de roble. Los rodapiés de toda la casa son de madera iroko.

La base de la cama esta hecha a medida, tiene un respaldo/baúl y cajones debajo. Las pantallas de las lámparas son de esparto, los mecanismos son de madera (serie Omega de Edecor). Hemos intentado utilizar un máximo de materiales naturales.

La cocina es de obra, cubierta de mortero de cal y Spatolato de Kerakoll. Las puertas y estantes son de madera Iroko, la grifería de bronce es la serie Delfi de Zucchetti y la “master piece” es la pila de piedra adquirida en Mercaderribo. Hay un lavaplatos de 45cm de alto y un horno en el interior de un modulo. El frente de cocina se hizo también con hidráulicos recuperados del barrio. 

Para climatizar el espacio hemos colocado dos ventiladores, permiten refrescar el ambiente durante la mayor parte de los periodos cálidos y no es dañino como el aire acondicionado. Sin embargo hay un pequeño split para climatizar en los días muy calurosos. 

Una vez más agradecemos al equipo de albañiles, carpinteros, electricista y fontanero. Esperemos que esta rehabilitación anime otros a utilizar materiales naturales. 

Cedric Bastin

arquitecto

David Zarzoso

fotografía

Ana Montero

fotografía

Proyectos relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies